La Anunciación de Fra Angelico

Después de meses de restauración, de la mano de Almudena Sánchez, el Museo del Prado presenta La Anunciación, de Fra Angelico, uno de los grandes tesoros de la colección del museo. Una obra maestra que recupera su rico y deslumbrante colorido, la luz sobrenatural que invade la composición y el espacio arquitectónico originario, tras una compleja restauración

Formará parte de la exposición «Fra Angelico y el origen del Renacimiento florentino», que se inaugurará en el Prado a finales de mes y que es uno de los platos fuertes del bicentenario del museo.

Restaurada por última vez en 1943, es una obra pintada por el maestro del Quattrocento, hacia 1425 con témpera al huevo sobre tabla de chopo (de ahí su extrema fragilidad), y con unas medidas de 190,3 por 191,5 centímetros, fue un encargo para el convento de Santo Domingo en Fiesole, a las afueras de Florencia. Es la primera de las versiones de la Anunciación que pintó: hay otras en el Museo Diocesano de Cortona y en la Basílica de Santa Maria delle Grazie en San Giovanni Valdarno (ambos en la Toscana).

Fue vendida por los dominicos de Fiesole en 1611 para sufragar la construcción de un nuevo campanario. La adquiere Mario Farnesio para el duque de Lerma, quien pudo regalarla a su hermana. En fecha desconocida pasó a las Descalzas Reales de Madrid, y de allí al Museo del Prado en 1861. Cuenta con una predela de cinco paneles que narran episodios de la vida de la Virgen. De momento, no se ha restaurado la predela.

Post a Comment