La Mona Lisa de Isleworth

En septiembre de 2012 se presentó a la prensa internacional en Ginebra la “Mona Lisa Isleworth”. La “Mona Lisa Foundation” financiada por el consorcio propietario de la obra, presentó la obra junto con un libro con toda una serie de análisis y pruebas que según ellos demostraban que esta pintura también era obra de Leonardo da Vinci y era una versión anterior a la famosa Mona Lisa del Museo del Louvre (también tienen una página web donde se pueden ver todos sus argumentos).

La "Mona Lisa" del Louvre

La “Mona Lisa” del Louvre

Pero esta pintura tiene ya una larga historia. En 1913 el coleccionista Hugh Blaker compró el cuadro a una familia aristocrática de Inglaterra, éste lo guardó en su estudio en el suburbio londinense de Isleworth (de aquí le viene el nombre con que se la conoce). Tiempo después, el cuadro fue trasladado a Estados Unidos por culpa de la Primera Guerra Mundial y en 1961 fue comprado por Henry Pulitzer (el famoso editor). Pulitzer publico el libro “¿Donde está la Mona Lisa?”, y en él se defendía la tesis de que era una primera versión de la obra de El Louvre. También aportaba la opinión de expertos y pruebas de laboratorio. A la muerte de Pulitzer, en 1979, heredó la obra su pareja, Elizabeth Meyer, que la depositó en un banco suizo. Después de su muerte, en 2008, un consorcio de abogados y hombres de negocios, la compró para crear seguidamente la Fundación y demostrar su autenticidad.

La "Mona Lisa Isleworth"

La “Mona Lisa Isleworth”

Muchos expertos desde la época de Pulitzer, han creído que se trata de una copia realizada por otro pintor, y hoy en día la máxima autoridad en Leonardo da Vinci, el profesor de la Universidad de Oxford Martin Kemp, sigue pensando que se trata de una copia. Vale la pena leer lo que escribió en su blog comentando el libro de la “Mona Lisa Foundation”: “El libro afirma que ninguna de las pruebas científicas indica que la pintura de Isleworth no es de Leonardo. Tampoco demuestra que no se trata de Rafael. Incluso esta reivindicación ineficaz, con su doble negación, no está justificada. La reflectografía infrarroja y los rayos X publicados en la página 253 no revelan ninguna de las características típicas de los métodos de preparación de Leonardo. Leonardo, como las imágenes de infrarrojo de la pintura del Louvre muestran, fue un quisquilloso empedernido con sus composiciones incluso una vez había empezado a trabajar en las superficies imprimadas de sus tablas. Las imágenes de la tela de Isleworth tienen la aburrida monotonía que se esperaría de una copia.” (al decir que era muy quisquilloso en sus composiciones se refiere a que era muy lento, que sus métodos eran largos y laboriosos).

La "Mona Lisa" del Museo Nacional de Oslo

La “Mona Lisa” del Museo Nacional de Oslo

Incluso la compara con otras dos copias (una de ellas en el Museo Nacional de Oslo), Kemp dice que hay familias de copias y éstas en concreto no es de las mejores familias de copias de la Mona Lisa.

Esta entrada ha sido publicada en Pintura, Pintura Renacimiento y etiquetada , , , . Añada a favoritos el Link.

Comments are closed.