Chillida-Leku

El escultor Eduardo Chillida (1924-2002) creó un hogar para su obra. Está en Hernani, muy cerca de su San Sebastián natal. Es una casona tradicional vasca del siglo XVI llamada Zabalaga Leku que el artista compró y rehabilitó entre 1988 y 2000. En el interior descansan sus obras más delicadas. Fuera, en una especie de paisaje encantado de once hectáreas, 40 de sus esculturas más rotundas, como las inmensas Buscando la luz o Lotura XXXII. El escultor llamó a este lugar Chillida-Leku. Después de echar el cierre durante una década, y tras un largo proceso de reacondicionamiento, el 17 de abril el museo volvió a abrir sus puertas. Los visitantes podrán, así, admirar la obra del artista que fue capaz de capturar el aire dentro de la piedra y el acero corten.

Resultado de imagen de buscando la luz chillida

Post a Comment