La familia Cambó pone a la venta una pintura protegida de Botticelli

El Retrato de Michele Marullo Tarcaniota, de 1491, considerado una obra maestra dentro de la retratística de Botticelli, es también la última obra del pintor del Quattrocento que se conserva en manos privadas. En 1929 lo adquirió el político y mecenas catalán Francesc Cambó (1876-1947). Sus herederos, custodios de la pintura, han decidido ponerla a la venta en la prestigiosa feria Frieze Masters, que se celebra entre el 3 y el 6 de octubre en Londres.

La huella del maestro se descubre en la concisión del contorno de la figura y en la mirada severa (con entrecejo fruncido) heredada de Masaccio. La obra fue realizada al temple sobre tabla, pero fue traspasada a tela y recortada en sus dimensiones, en 1864.

La obra está declarada bien de interés cultural (BIC) desde 1988. Eso impide su salida de España sin el permiso de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico.

La familia depositó la obra en el Museo del Prado entre 2004 y 2017, decisión que causó malestar en el Museo de Arte de Cataluña (MNAC). El préstamo ininterrumpido de 12 años acabó por no cerrarse la compra de la obra por el Estado, que en 2010 compró al Prado por 7 millones de euros El vino de la fiesta de san Martín, de Pieter Brueghel. Durante su depósito, el Gobierno tasó la pieza en 60 millones de euros para asegurarla con la garantía del Estado.

Post a Comment