Un Rubens

Hace dos años, en un post hablábamos de una obra que salía a subasta como “seguidor de Rubens” con una estimación de 20.000-30.000 dólares y que al final acabo rematándose por 626.500 dólares.

Rubens

Pensábamos que el comprador había sido muy valiente ya que la obra pertenecía al Metropolitan Museum de Nueva York. El museo se había desprendido de ella porque aunque antiguamente estaba catalogada como Rubens, hacía 1959 muchos expertos la consideraron una copia y había sido descatalogada por el museo. Decíamos en el post: “el Metropolitan la había rebajado a copia de un original perdido, es de esperar que con un amplio consenso entre los actuales expertos en el pintor.” Y “El actual propietario o propietaria lo tendrá muy difícil para que sea reconocida como original de Rubens. Será interesante ver que pasa en un futuro con la pintura.”

Pues parece que el Met no había consultado a todos los expertos del pintor. La obra puede verse actualmente en el Rubenshuis museum de Amberes en la exposición “Rubens en privado. El maestro retrata a su familia” (28 de marzo-28 de Junio).

Rubenhuis

En la exposición la pintura está catalogada como Rubens por el director del Rubenshuis (y a su vez comisario de la exposición) Ben van Beneden, para quien es un Rubens importante y que cuando le enseñaron la obra limpia, no dudó de que era auténtica. Como en el catálogo dice la experta en Rubens Katlijne Van der Stighelen, “la limpieza ha devuelto claramente el retrato a su antigua gloria.”

Van Beneden admite que por ahora la obra se puede catalogar de “controvertida”, pero podemos estar seguros que el valiente comprador o compradora en subasta ha tenido más vista que los conservadores del Metropolitan Museum.