Gustav Rau

Gustav Rau (1922-2002) era el heredero de una rica familia de industriales alemanes. Después de la segunda guerra mundial se doctoró en ciencias económicas y trabajó en la empresa familiar. A la edad de 40 años abandonó la empresa y estudió medicina, especializándose en pediatría y enfermedades tropicales.

En 1970, tras la muerte de su padre, el doctor Rau vendió la empresa familiar y partió a ejercer la medicina en el continente africano. Durante veinte años estuvo en África y dedicó su esfuerzo y fortuna a realizar labores humanitarias. Primero trabajó en Nigeria y luego en el Zaire (hoy República Democrática del Congo). Construyó un hospital en la región de Bukavu, en Ciriri, cerca de la frontera con Ruanda, y brindó atención médica y alimentación a miles de niños (cerca de 8.500 pacientes son tratados cada año y cada mes se ayuda a unas 200 mujeres a dar a luz. También estableció un centro para tratar la malnutrición que llegó a alimentar a 15.000 personas cada día durante la guerra civil de Ruanda).

De vida muy austera el único lujo del doctor Rau era coleccionar arte. Con la enorme fortuna familiar (producto de la venta de la empresa dejada por su padre y del legado de uno de sus tíos que tenía empresas textiles), desde finales de la década de 1960 viajó desde este remoto pueblo de África por toda Europa adquiriendo obras. Durante un periodo de 40 años construyó una de las colecciones privadas más importantes del mundo, con casi mil obras entre pinturas, esculturas, muebles y objetos que van desde la Edad Media hasta el siglo XX.

El doctor Rau reunió una colección con obras de artistas como Fra Angelico, Guido Reni, Renoir, Degas, Jean-Honoré Fragonard, Hubert Robert, Alexej von Jawlensky, Camille Corot, Édouard Manet, Paul Cézanne, El Greco, José de Ribera, Bernardino Luini, Paul Signac, Odilon Redon, Raoul Dufy, Canaletto, Frans Pourbus el joven, Max Liebermann, Camille Pissarro, Toulouse-Lautrec, Gerard Dou, Jan van Goyen, Claude Monet, François Boucher, Joshua Reynolds, Pierre Bonnard o Thomas Gainsborough.

Soltero y sin hijos decidió legar toda su colección a UNICEF. Gustav Rau estableció que el núcleo de la colección, 152 pinturas y esculturas elegidas por el mismo, debían exponerse públicamente por lo menos hasta el año 2026 (estarán expuestas en el Museo Arp de Remagen, Alemania). El resto de obras ya se podían vender en subasta (las casas elegidas han sido Sotheby’s, Lempertz y Bonhams).

El doctor Rau alguna vez explicó que decidió invertir su fortuna en arte porque desconfiaba de las inversiones tradicionales, después de haber vivido la crisis económica que sufrió Alemania antes de la II Guerra Mundial.

El pasado Junio se empezaron a subastar las obras de su colección y hasta el momento ya se han recaudado más de 43 millones de euros con destino a UNICEF. De entre los lotes últimamente vendidos se pueden destacar: “Santo Domingo en oración” de El Greco (vendido por 10,8 millones de euros) y “Le Pont de Bois” de Claude Monet (vendido por 6,5 millones de euros).