Jan Krugier

Dentro de las subastas de arte impresionista y moderno de Sotheby’s de la semana pasada, se vendían 119 obras (todas sobre papel excepto dos esculturas) de la colección del legendario marchante Jan Krugier.

La vida de Jan Krugier es digna de una novela. Hijo de una familia de judíos polacos, durante la ocupación Nazi colaboró con la resistencia. Fue deportado a Treblinka aunque consiguió escaparse del tren. Pasó ocho meses escondido en los bosques y finalmente fue capturado de nuevo en 1943. El resto de la guerra la pasó como prisionero en los campos de Buna, Auschwitz-Birkenau, Dora-Nordhausen y Bergen-Belsen. Fue el único miembro de su familia que sobrevivió. Después de la guerra intentó ser artista aunque finalmente se convirtió en uno de los marchantes más influyentes del mundo, con galerías en Ginebra y Nueva York. Es famoso por haber sido la persona de confianza de Marie-Thérèse Walter y más tarde de Marina Picasso, convirtiéndose en el mas importante marchante de la familia Picasso.

Jan Krugier murió el 2008 a la edad de 80 años. En noviembre de 2013 Christie’s subastó su colección de escultura y pintura, y ahora Sotheby’s ha subastado gran parte de su colección privada de dibujos de todas las épocas, colección que construyó junto con su segunda esposa Marie-Anne Krugier-Poniatowski a partir de los años setenta.

La subasta fue un éxito. Las 119 obras (que iban desde Goya hasta Picasso, curiosamente dos artistas españoles) tenían un precio estimado de salida de 24 millones de libras, se vendieron todas, y subieron hasta los 74,8 millones de libras, con muchos records batidos durante el proceso. Un gouache de un Minotauro de Picasso se vendió por 10,4 millones de libras (record del artista). Un gravado de Picasso batió el record de obra gráfica de Picasso vendiéndose por 3,2 millones. Un dibujo de Giorgio de Chirico de 1913 se vendió por 1,3 millones cuando su estimación era de 35.000 libras. Sotheby’s había hecho unas estimaciones conservadoras que ayudaron a que hubieran muchas pujas y la mayoría de obras subieran de precio.

 

Indicativo de la calidad de los dibujos de Krugier es el hecho de que varios museos también pujaron por ellos. Un museo Británico compró un dibujo cubista de 1911 de Picasso por 626.500 libras, mientras el J. Paul Getty Museum compró el dibujo “Un mendigo Hindú” de Georges Seurat por 2,4 millones. La estimación del Seurat era de 80.000 libras.

 

 

 

Como Krugier había comprado muchas de las obras en subasta se puede comparar la revalorización que han tenido muchos de los dibujos. Quizás la revalorización más grande la realizó un carbón de Francisco de Goya “El Loco”, que Krugier compró en 1980 por 31.500 libras, y en la subasta de la semana pasada se vendió por 1,9 millones. El peor negocio probablemente fue una acuarela de árboles de Cezanne, que la compró por 308.000 libras en 1988 y fue vendida 26 años después por 326.500. Incluso los grandes marchantes a veces se dejan llevar por la excitación de las subastas, y Krugier no era una excepción. El año 2008 pagó el triple de lo estimado, 1,5 millones de euros, por un dibujo de un desnudo femenino de Picasso que en esta subasta se adjudicó sólo por una cantidad equivalente a 1 millón de euros.