La última obra de Canova

 

 

 

 

Mañana 7 de julio se subastará en Christie’s la escultura “Magdalena yacente” de Antonio Canova (1757-1822) con una estimación de 5 a 8 millones de libras.

Es un redescubrimiento histórico, la escultura era conocida por los expertos, se conserva un modelo en yeso en el Museo Canova de Possagno, pero se perdió su pista durante casi 100 años.

La historia que ha tenido esta escultura es muy curiosa. Fue encargada por Lord Liverpool (Primer ministro de la Gran Bretaña) entre 1819-1822 y tras su fallecimiento la heredó su hermano Charles, III Conde de Liverpool. En 1852 la adquirió en Christie’s Lord Ward, uno de los mayores coleccionistas británicos del momento. Cuatro años después se expuso en Londres –de ese momento se conserva la única fotografía antigua de la pieza que se conoce– y en 1857 en Liverpool. A partir de ese momento fue vendida varias veces hasta que en 1938 es subastada en Sotheby’s, pero ya sin atribución al escultor italiano. La Magdalena acabó en el jardín de la residencia de Violeta van der Elst, donde permaneció hasta que se vendió la propiedad en Addison Road (Kensington) en 1959. La adquirió Jonathan Manasseh quien la instaló en su jardín, donde estuvo hasta 2002, cuando se subastó de nuevo en Sotheby’s (Garden Statuary and Architectural Items, 22 de mayo de 2002, lote 712). La escultura estaba en mal estado de conservación y también salió como pieza anónima. Fue adquirida por sus actuales propietarios por 5.200 libras.

 

Nadie podía imaginar entonces que estos tenían en sus manos una obra que, una vez estudiada y restaurada, era una de las últimas esculturas del más importante escultor neoclásico italiano, Antonio Canova.

Post a Comment