Las gangas a veces salen caras

3082En octubre del año pasado la obra: “Hercules descansando” atribuida al Círculo de Francesco Albani se subastó en Bonhams Londres. La obra, un cobre muy sucio, salía con una estimación de 3.000 a 5.000 libras y terminó adjudicándose por 254.500.- libras (unos 320.000 euros). ¿Qué había pasado? Era el típico descubrimiento en subasta, una obra mal atribuida que salía a precio de ganga aunque después por lo menos dos licitadores que la habían descubierto la hacían subir hasta un precio más razonable.

sothebys-1998Más tarde se supo que los licitadores pensaban que era una obra de Annibale Carracci, la versión en óleo de este dibujo del pintor, subastado en 1988 por Sotheby’s New York. Aunque se ve claramente que las manos de las dos obras tienen diferentes posiciones, los descubridores de gangas aman los “pentimenti”, o los cambios de composición (con cambios es menos probable que una obra sea una copia).

Caracci Not L&TPero lo más curioso del caso es que hace una semana, el pasado 27 de noviembre, en la subasta Lyon & Turnbull de Edinburgh volvía a salir a la venta la misma pintura catalogada como “a la manera de Francesco Albani” con una estimación de 2.000 a 3.000 libras y se vendió al final por 25.000.

Un año después el comprador había vendido la obra perdiendo 225.000 libras. Podría ser, que una vez limpia la obra no convenciera a los expertos en Carracci y el comprador no hubiera conseguido expertizarla. Lo extraño es que haya desistido en tan poco tiempo, normalmente la lucha con los expertos dura varios años hasta que el propietario se da por vencido y vende la obra con pérdidas.