GONÇAL PERIS

Óleo sobre tabla

85 x 85,5 cm

Valencia, 1430 – 1440

Esta pieza representa a San Pedro en su trono de Antioquía. Su misión era la de echar los primeros fundamentos de su pontificado en la ciudad de Antioquía, la cual siendo cabeza de Oriente, se podía entonces considerar cabeza del Cristianismo y donde permaneció durante siete años.

Gonçal Peris fue una de las principales figuras de la pintura gótica valenciana de la primera mitad del siglo XV, junto con Miquel d’Alcanyís y Jaume Mateu.

Empezó trabajando bajo la supervisión de Pere Nicolau. Tras su muerte, no pudo mantener su estudio, el cual fue traspasado al sobrino de Nicolau, Jaume Mateu. Gonçal Peris fundó su propio estudio, el cual fue exitoso y obtuvo clientes de rango noble. Este hecho puede ser demostrado con una de sus primeras pinturas datadas, el retablo de Santa María y San Clemente, contratado por el obispo de Barcelona, Francesc Climent Sapera para la catedral de Valencia.