MAESTRO DEL OBISPO GALIANA

Calvario

Pintura al temple sobre madera
Hacia 1390
248 X 126 cm
Colección particular, Barcelona

Tabla central de un retablo dedicado, probablemente, a la Santa Cruz, del que no se conocen las restantes escenas, y que debía ser por su tipología similar al del Espíritu Santo de Santa María de Manresa, de 1394, realizado por Pere Serra. Esta tipología fue cultivada en Palma durante las dos últimas décadas del siglo XIV y la primera del XV por maestros anónimos y por Francesc Comas, y, de la misma manera, todo el repertorio de talla de los montantes con repisas, círculos y triángulos lobulados y compartimentos con figuras rematadas en forma de lóbulo apuntado.

La composición, con gran riqueza de personajes centra la atención en la figura del Crucificado cuya anatomía sigue las pautas del retablo que Ramón Destorrents pintara para la Almudaina de Palma (Palma, Museu de Mallorca), en el grupo de las Marías, cuyas fisionomías (como la del Crucificado y la de San Juan) siguen las que el maestro del Obispo Galiana pintó, especialmente, en la predela del retablo de San Pablo (Palma, Palacio Episcopal), y en los dos caballeros, de los que el que va tocado con gorra pudiera ser identificado como Longino. Al retablo del obispo Galiana remiten, también, la representación del suelo rocoso y las pequeñas plantas.

Sobre la base del retablo de San Pablo, la presente escena, por su colorido intenso, vivo y contrastado, así como por algunos elementos de “moda”, como la gorra y el vestido del caballero de la izquierda se sitúa en una cronología cercana a 1390 en la que emergen algunas pautas de la pintura internacional.