MAESTRO DE VALENCIA DE DON JUAN

Decapitación de San Juan Bautista

León, hacia 1500

Procedente de Iglesia de San Juan Bautista de Valencia de Don Juan (León)

Pintura al óleo sobre tabla

132 x 95 cm.

Procedencia: Barcelona, en comercio (1968); Miami, Colección de Marlene Nasreddine.

Bibliografía: Gómez Moreno 1925-1926, pp. 455-456; Post 1933, p. 170; García 1948, p. 159; José Camón Aznar, Pintura medieval española (Summa Artis, vol. XXII), Madrid, 1966, p. 589; Ballesté 2017, vol. I, p. 98 y vol. II, p. 120 y 124, figs. 221 y 227; Ballesté 2019, p. 253.

 

Este compartimento de retablo muestra uno de los episodios más conocidos de la leyenda hagiográfica de San Juan Bautista, su decapitación. El centro de la composición lo ocupa Salomé, acompañada de sirvientas y elegantemente vestida con indumento dorado y estofado que presenta el motivo de la alcachofa. Recibe de manos de un sayón la cabeza del Bautista acabada de cortar. El cuerpo del santo yace en el suelo con los brazos atados a la espalda, semidesnudo, únicamente ataviado con la piel de camello. Herodes y su séquito aparecen a la izquierda de la composición, mientras que a la derecha vemos un soldado con armadura realizada con lámina de plata, y diferentes personajes ante una arquitectura de estrecha y extraña configuración. Al fondo, vemos una ciudad amurallada y un paisaje muy sumariamente trazado, por encima de los cuales se desarrolla un fondo dorado con motivos vegetales realizado con lámina de oro punzonada.

Se trata de uno de los compartimentos del retablo mayor de los Santos Juanes de la iglesia de Valencia de Don Juan (León), templo que fue derribado en 1970. Gómez Moreno fue el primero en mencionar las doce tablas de este conjunto aún in situ hacia 1908[1], cuando las vio distribuidas en dos altares erigidos en época moderna, que conocemos por sendas fotografías conservadas en el archivo fotográfico de la Hispanic Society of America (Nueva York)[2]. Poco después las pudo ver también Post, cuando la iglesia ya se hallaba abandonada, quien las atribuyó a un seguidor del Maestro de Palanquinos[3]. Cuatro de ellas presentaban episodios narrativos de la vida de ambos santos (Banquete de Herodes, Decapitación de San Juan Bautista, Prédica de San Juan Evangelis­ta, San Juan Evangelista y el milagro de la copa envenenada), mientras que el resto mostraban representaciones de santos y profetas (San Juan Evangelista y San Andrés, Santiago el Mayor y San Juan Bautista, San Pedro y San Mateo, San Pablo y San Bartolomé, Malaquías, Zacarías y dos profetas sin identificar).

Gracias a Teófilo García sabemos que las tablas permanecieron en el templo hasta 1924, cuando fueron retiradas de allí debido a la ruina inminente de la iglesia. El edificio se restauró y se abrió nuevamente al culto en 1931, pero las tablas no se reintegraron y se conservaron desmontadas y arrinconadas en la iglesia de San Pedro de la misma localidad[4]. Se tiene constancia que entre 1929 y 1930 hubo un intento de venta de las tablas, pero no fructificó debido a la intervención de la Comisión Provincial de Monumentos[5]. Hay que suponer, por tanto, que se vendieron en fecha posterior y se dispersaron.

De los doce compartimentos, algunos han aparecido en comercio en fecha reciente, como es el caso del Banquete de Herodes, que fue subastado en 2013 por Ansorena Subastas (Madrid) y adquirido por la Junta de Castilla y León. A día de hoy se encuentra expuesto en el Museo de León con una equívoca atribución al Maestro de Palanqui­nos[6]. El compartimento con San Pedro y San Mateo (91 x 69 cm) se subastó en Alcalá Subastas (Madrid) en 2016, donde fue adquirido por un coleccionis­ta particular[7]. Curiosamente, ambas tablas presentan el mismo marco neogótico que la Decapitación, muy estrecho, lo que certifica que pasaron por unas mismas manos una vez entraron en comercio.

De la Decapitación de San Juan Bautista se conserva una fotografía en el mencionado archivo fotográfico de la Hispanic Society of America[8]. El compartimento no había reaparecido cuando Ballesté se ocupó de este conjunto de tablas en fecha reciente, por lo que este estudio nos sirve para actualizar su pedigrí. En este sentido, debemos señalar que se conservó hasta la presente en la colección de Marlene Nasreddine, en Miami (Estados Unidos).

 

 

[1] Gómez Moreno 1925-1926, pp. 455-456: “Dos altares laterales se adornan con doce tablas, de fines del siglo XV, que formarían retablo principal de la iglesia en otro tiempo. Hay cuatro angostas, con profetas ostentando largos rótulos escritos; otras cuatro, de 75 centímetros en cuadro, con parejas de apóstoles hasta medio cuerpo, y las restantes, que exceden de 1,30 por 1,02 m., representan el banquete de Herodes, en iglesia gótica; la degollación del Bautista, a que asisten dos guerreros con arneses plateados; santo predicando ante nutrido auditorio, siendo de notar un hombre sentado en silla de costillas, los gorros puntiagudos y velos con que las mujeres se cubren, y en el fondo un edificio, con león rampante en su escudo; por último, un milagro hecho por un santo, con cáliz, del que salen tres sierpes. Están hechas al óleo, perfiladas de oscuro, con fondos de oro grabados formando adornos góticos; suelos de losetas en perspectiva; ropas brocadas, pero con repintes groseros siempre; tipos muy característicos y expresivos; trajes muy notables. Son de escuela de Fernando Gallego, precisamente, y adolecen de incorrección en todo”.

[2] Reproducidas en Ballesté 2017, vol. II, p. 120, figs. 221-222; Ballesté 2019, p. 253, figs. 6-7.

[3] Post 1933, pp. 168-171, fig. 44.

[4] García 1948, p. 159.

[5] Revilla 2013.

[6] Ansorena, subasta de 17 de julio de 2013. Cfr. Ballesté 2017, vol. I, p. 98; Ballesté 2019, p. 253.

[7] Alcalá Subastas, subasta de 9 y 10 de marzo de 2016, lote 756. Cfr. Revilla 2016; Ballesté 2017, vol. I, p. 98; Ballesté 2019, p. 253.

[8] “HSA GRF 83371. Winocio (?) Palanquinos, Master (School of ). Panel from the retablo: The decapitation of Saint John the Baptist. In the Iglesia de San Juan. Valencia de Don Juan (León)”. Citada por Ballesté 2017, vol. I, p. 98 y reproducida en el vol. II, p. 124, fig. 227.