Un descubrimiento en el Prado

El pasado lunes el Museo del Prado presentó por primera vez al público la obra: Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans (1405-1407/8). Una pequeña tabla que fue adquirida el año pasado por el museo después de tenerla en depósito para su estudio.

Las primeras radiografías y reflectografías desvelaron que bajo un repinte que cubría la mitad inferior izquierda del cuadro habían dos figuras. Estas figuras resultaron ser santa Inés y el donante Luis I de Orleans, hijo de Carlos V de Francia y regente del reino durante la locura de su hermano Carlos VI. Tras los resultados técnicos, se procedió a la restauración con el fin de eliminar el repinte que cubría las figuras y limpiar la tabla, lo que ha permitido recuperar los colores y calidad que tuvo en su origen.

Es una tabla muy importante por el valor de sus materiales (roble del Báltico y amplia proporción de lapislázuli), calidad de la ejecución, su vinculación a medios cortesanos o su interés por el espacio. Pero lo que la convierte en excepcional, es que son escasísimas las pinturas cuya ejecución se pueda situar en Francia en esa época (entre 1400 y 1410) y casi ninguna de tanta calidad y relevancia. A esto hay que añadir el descubrimiento de la figura del donante que convierte a esta obra en aún más valiosa y especial, ya que es la única pintura sobre tabla en la que se conserva la imagen del duque de Orleans.

En el estudio que hace Pilar Silva en el pequeño catálogo que se ha editado con motivo de la presentación de la obra, se propone como autor de la pintura a Colart de Laon, pintor y “valet de chambre” de Luis de Orleans. Aún cuando todas sus pinturas han desaparecido, la documentación que se conoce le confirma como uno de los pintores más sobresalientes de comienzos del siglo XV en Francia y autor de muchas obras para el duque de Orleans.

Por esta pintura el Prado pagó 850.000 euros. Podría parecer un precio muy alto, pero como asegura Guillaume Kientz (conservador de pintura del Museo del Louvre): “el precio es muy barato para una pieza de esta rareza y calidad y nosotros o algún museo americano que se ha especializado en este tipo de primitivos hubiéramos pagado muchísimo más”.

Una gran adquisición para el Museo del Prado.

Aquí pueden consultar toda la información y videos sobre la obra en la página web del museo.